16 de julio de 2014

Guía del viajero


Acaban de recomendarme esta página llamada Guía del Viajero, creada por la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.

Es una herramienta muy útil que vale la pena consultar antes de realizar un viaje.

A mí me acaba de servir para ver si necesito vacunarme ahora que planeo mi próximo viaje a Asia.

Échenle un vistazo y díganme qué les parece.

¿Planean un viaje pronto? ¡Felices vacaciones!



4 de julio de 2014

La Sala Zacatecas


Hoy quiero compartir con ustedes esta fotografía. Es la portada del periódico La Sala Zacatecas en su nueva edición de Viajes...¡y sí, esa soy yo!

Desde sus inicios en Zacatecas hace ya 4 años, la dirección de esta publicación se ha destacado por su creciente profesionalismo y empeño en hacer de este medio la principal referencia en su estilo en todo el estado. 

Agradezco profundamente a Edith Campos, Fernanda Nahle y al fotógrafo Ram Sánchez por invitarme a formar parte de esta aventura. Disfruté mucho en la sesión fotográfica en el aeropuerto internacional de Zacatecas y además, responder a sus preguntas, todas en torno a los Viajes. Acompañada de mi inseparable maleta, bolso, gafas y trench, en la foto estoy lista para partir...

Definitivamente, ¡el mejor viaje es la vida misma!


15 de mayo de 2014

Frase del día




En honor a todos los profesores que realmente dejan huella. 

Mi felicitación especial al excelente profesor José Francisco Guzmán Tanikawa, que gracias a mi paso por su aula en la materia de Publicidad II, llenó de motivación y entusiasmo horas de estudio, de investigación y de esfuerzo, quien me distingue ahora con su amistad pero sobre todo, me enseñó que hay personas apasionadas y comprometidas por compartir su conocimiento dignificando esa labor, inspirando, en un país donde serlo, se asemeja más a conformismo y favoritismo que a honor y autoridad. 

Maestro, que por siempre la fuerza te acompañe. 

Y que así sea a todos los profesores que se hacen grandes enseñando. Que sigan inspirando. 


¡Feliz día del maestro! 


12 de mayo de 2014

Soy hija de mi madre


Excelente campaña de Baileys México en torno al Día de las Madres. ¿Celebraron a la suya? Yo sí y la abracé y la abrazo todo lo que puedo, aunque a veces la empalago. Poco me importa.

Buen inicio de semana.

9 de mayo de 2014

Ciao Milano!! (5)


¿Que si hay graffiti en Milán? Por supuesto que lo hay como en cualquier otra ciudad (consideremos que la palabra es italiana). De hecho, creo que no ha habido ni una sola que haya visitado y no haya visto, al menos, un rayón. Suele ser en las periferias, al aproximarse a la estación de tren, cuando se abarrota de figuras mezcladas con letras. Conforme nos adentramos a la ciudad, la densidad de esas expresiones disminuye hasta desaparecer.

¿Cultura, educación, obediencia, apatía? No sé a qué se deba que haya respeto por parte de los pintan. Sí, quiero pensar que es respeto para saber dónde sí es válido y dónde no. 

Hoy les comparto esta foto donde el protagonista es ese pequeñe vehículo rojo estacionado en una zona habitacional. Pareciera un intruso, apartado, observando o más bien, siendo observado por no formar parte de ese pulido entorno. 

¿Creatividad ambulante? ¿Descuido motorizado?


8 de mayo de 2014

Ciao Milano!! (4)


En toda capital de la moda que se precie de serlo existe una zona, barrio o calle destinados a las tiendas de lujo, donde la elegancia, clase y porte parecen ser el común denominador de los transeúntes. ¡Ah! Olvidaba el ingrediente clave, tarjetas de crédito con amplio soporte. Aunque, por mirar no se cobra, también se logra colar algún que otro visitante ávido de observar lo bonito por el mero gusto de hacerlo (en esa categoría entro yo).

En Milán, el llamado "Cuadrilátero de oro", formado por las calles Via Montenapoleone, Manzoni, Sant’Andrea y Viga Spiga, es la zona donde el Rey Midas pareció pasar. Pero hay algo que me llamó la atención... 

¿Por qué les comparto estas fotos que no muestran los escaparates? Al pasear por toda esa zona, observé que no sólo las calles no son de oro, sino que la vegetación pareciera no formar parte planeada de la imagen urbana. O sí. 

Los múltiples macetones situados a lo largo de toda la calle otorgan armonía y vida a la vista, no compiten con los escaparates ni tapan las fachadas. Complementan la imagen. 

Y he aquí la respuesta a mi auto pregunta. En los últimos meses, mi ciudad ha sido objeto de obras de pavimentación y modernización del sistema de drenaje. Muchas calles y avenidas principales han sido parte de esos trabajos durante 4 meses. Soy de las ciudadanas que apoyan el mejoramiento de la infraestructura urbana. Sí, qué bueno que se haga. Lo malo ha radicado en que al abrir las calles, pavimentarlas y terminar la obra, no sólo el cableado subterráneo, sino los árboles, las flores y en general, las plantas, han quedado fuera de esa visión. Las eliminaron y no las sustituyeron, ni por nuevas ni por ningunas. Nada. Pavimento sin más. 

Me es imposible no estar sensible ante la belleza de otros lugares (ciudades que, como Milán, son receptoras de miles de visitantes de todo el mundo) y observar soluciones alternas para el mejoramiento de la imagen urbana.  Dado que abrir nuevamente las calles se antoja disparatado, he aquí una idea que remedia con diseño y pulcritud la abundancia de sequedad en las recién inauguradas y transitables calles de mi ciudad.

Tras esta idea y deseando que el Rey Midas se diera un paseo conmigo, les pregunto ¿es válido inspirarse en ciudades de otro continente para remediar males tercermundistas? ¿O es mejor la indiferencia? 

Se vale soñar...que por eso tampoco cobran.

7 de mayo de 2014

Ciao Milano!! (3)


Pasear, pasear y pasear fue uno de los cometidos de este viaje a Milán. Desde la zona del Duomo, es fácil dejarse llevar por las calles y simplemente deleitarse por ese ambiente tan reservado a los asiduos. 

Después de unos 20 minutos de paseo, el ir y venir de personas se hizo mayor conforme nos acercamos a un templo, por su parte trasera. No sabíamos muy bien cuál era y a qué se debía el gentío. Quizás se debía a que era domingo de Resurección y la gente acudía a cumplir con sus deberes cristianos. O quizás se trataba de uno templo con mayor envergadura. Y así fue.

En esa tarde nublada y fría de domingo, el templo de Santa Maria delle Grazie, que alberga el convento de la Orden de los Hermanos Predicadores de Milán, resplandecía sereno con ese tono rojizo de su exterior. Y es que ese devenir de cristianos y turistas se debía a que, por un lado, sí, era hora de misa, pero por otro lado, aún había un fragmento de visitantes precavidos que reservaron su sitio para admirar de cerca una de las mayores obras de Leonardo da Vinci, el mural dedicado a La última cena.  

Entramos a misa en italiano y, aprovechando tan sublime recinto, dimos gracias por estar ahí, esperando en un futuro ser de esos precavidos que logren ver la obra maestra que ahí se resguarda.