29 de noviembre de 2010

Marianne


Mi encuentro con Marianne fue absolutamente producto del destino...

Es una amiga danesa que tuve el gusto de conocer en Francia en el 2001.  Se distinguía entonces por ser una chica con mucho porte, estilo al andar y una forma de llevar las pashminas con tanta gracia que hacía difícil que cualquier otro mortal que no fuera modelo las llevara igual. No exagero.

Y casi 10 años después, en Zurich, una noche (yo dormirda), de repente recordé que ella vivía en la ciudad (es verdad lo que se dice sobre el subcosciente, que tienes las ideas más claras en un punto absoluto de descanso). Wow. Así que como no era plan llamarla a las 3 de la mañana, ya en horas normales le llamé y quedamos para vernos.

Qué deleite de tarde. Fue el primer día del invierno que nevó...y como es ella la que vive desde hace un tiempo en la ciudad, me dejé llevar a donde ella quisiera.

Café y tarta de plátano con nueces en Hiltl, conversación en francés sobre su vida en Washington trabajando en la embajada danesa, su experiencia como project manager, cómo conoció al que ahora es su esposo, el nacimiento de su hijo y todos los detalles de nuestras vidas en los últimos años.

Producto del destino o del subconsciente, pero definitivamente, un placer volver a ver a una persona que no tenía la certidumbre de volver a ver en la vida.

Ah, y qué privilegio constatar lo inalterable de su garbo, de la percha. Ahora recuerdo a mi madre que siempre me decía que anduviera "derechita". Muchos son los llamados pero pocos los elegidos diría yo...disciplina y constancia.

Dimos un pequeño paseo antes de acompañarla a la estación. Su deber de madre le llamaba y nos tuvimos que despedir, esperando que no sean otros 10 años los que nos vuelvan a unir.

À la prochaine!

25 de noviembre de 2010

I love Lanvin for H&M

Sí, inevitable para mi espíritu fashionista ir al tan anunciado lanzamiento de la colección de Lanvin para H&M. Así que hacía allá mi dirigí el tan esperado día, el martes 23 de noviembre.

Lo primero que me llamó gratamente la atención al bajar del tren fue el espectacular árbol de Navidad que escolta la estación. Wow. Evidente de que en esta ciudad hay dinero y decencia (para que los delicados cristales de Swarovski que cubren todo el arbolito no desaparezcan al minuto 1 de estar expuestos). Así que con una gran sonrisa continué mi aventura.

 Como habían anunciado que estaría sólo en ciertos puntos de venta, fui al H&M de la calle más in de la ciudad, donde seguro tendrían la colección. Efectivamente. En cuanto entré, me topé con un batallón de mujeres desaforadas subiendo y bajando con un montón de prendas, comentando con las amigas o deliberando ellas solas. Y hasta arriba del todo, en el último piso en el último espacio ahí estaba, la colección haciendo gala de tan famoso nombre. ¡Tarán!

 Me encantó el display, la forma en que cada prenda estaba presentada, la imagen de la campaña y sobre todo, el gran revuelto que había en ese espacio. Largas filas en los probadores para "degustar" los vestidos, faldas, trench, blusas, accesorios, zapatos. Cada uno de ellos súper femeninos y románticos, como lo es Lanvin. Aunque he de decir que no todos los modelos son favorecedores para todos los cuerpos. Uf, hay que saber qué favorece al cuerpo para no añadirse kilos demás con tantos vuelos y vuelos, con los cortes amplios y más amplios, volumen peligroso.

Pero como era de esperarse, no me pude contener y elegí varios modelitos que me resultaban más ponibles. Y como tampoco me pude contener, tomé una foto con el que más me gustó. Pero no lo compré.


Salí muy contenta por mi descubrimiento del día. Este es otro momento que disfruto. Encontrar un modelito completamente inesperado para una ocasión inesperada.

Los precios no eran los de H&M, no, pero tampoco los de Lanvin (249 francos suizos por un vestido ó 149 euros). ¿Caros pero baratos?

Al día siguiente, después de analizar que sí sería "muy conveniente" comprar ese vestido, hice el mismo recorrido con la firme decisión de comprarlo.

Y sorpreeeessssaaaa, lo que quedaba era el 20% de existencias. Sí, estaba prácticamente terminado el stock y lo peor, según me lo dijo una empleada, no volverían a surtir. ¡Se terminó lo que se vendía! ¿Alguien habló de crisis?

Por supuesto que ya no había mi talla en ningún modelito que no me hiciera parecer abominable. Snif.
Pero sin duda, lo que más me sorprendió fue ver el gran éxito de la campaña.

Como buena mercadóloga (o "marketiniana", según se vea), no puedo evitar rápidamente analizarlo:
  • Colaboración de un diseñador de alta costura con una marca juvenil accesible para todos: Alber Elbaz para H&M. Hacer accesible lo inaccesible en esta época de crisis.  Producto exitoso.
  • Creación de expectativa con una imagen muy bien trabajada, difundida a través de redes sociales, blogs de fashionistas (Anna Dello Russo presentó en su blog un video con su colaboración), spots de televisión. Lanzamiento de la propia colección en Nueva York con pasarela en un hotel famoso. Campaña exitosa.
  • Colección disponible en determinadas tiendas. Así, mantiene el aire de exclusivo que denota Lanvin. 
  • Precio "accesible". Nuevamente, estamos hablando de una colección diseñada por Alber Elbaz para una marca disponible para todos, así que los precios no podían ser baratos, pero obviamente, no podían sobrepasar lo que una consumidora media estaría dispuesta a pagar por un modelito de estos. Y como pude constatar, éxito rotundo. 

Así que salí de la tienda con todo y mi estupor, comprobando cómo el poder de una campaña de Marketing bien desarrollada, con los elementos indicados, aún en época de crisis...a las mujeres nos hace caer y soñar.

No sé si el efecto de la campaña ha sido igual en todas las ciudades, si no, ¡díganme en cuál para ir por ese vestido que me gustó!

19 de noviembre de 2010

Momentos 1

A ver, reflexionando un poco, ¿qué es un momento exquisito, delicioso, de esos que te dejan de buen humor?

Bueno, se podrían dividir entre los que son free of charge y los que tienen un costo monetario.

Para mí, sin duda, uno de los momentos más agradables es tomar una ducha con agua caliente, uf, la sensación al salir, oler a limpio, fresco...priceless!

Otro, es una siesta de esas en las que sabes que tienes tiempo, sumirte entre las sábanas con ropa cómoda, cerrar las cortinas y disponerte a caer en brazos de Morfeo...¡una delicia!

Otro más es, sin duda, compartir con los amigos charlas interminables, donde te cuentas de todo, ríes hasta que te duele el estómago y sientes que el tiempo no pasa. Y si esto es acompañados de música, un rico café o un buen vino, ¡mejor aún!

Claro, a partir de aquí están los del segundo grupo, aquéllos por los que hay que pagar. Una cena en un restaurante, un viaje, una sesión de spa, un facial, etcétera, etcétera.

Ahora mismo, absolutamente, hay algo que me trae a la mente todo lo anterior.

Sí, con esto que voy a compartir me vienen a la mente recuerdos deliciosos, de amigos entrañables y eternos, de esas sorpresas que te da la vida. Fue cuando conocí lo que era verdaderamente ser uno mismo, sin pretensiones ni poses (al venir de un país latino, es bien sabido que ese tipo de prácticas son muy habituales), aprender, aprender y aprender.

Escucho esta canción y sin querer, recuerdos espectaculares me vienen uno tras otro:  amigos franceses que me hacían correcciones con mi entonces moyen francés, amigas italianas que me enseñaron el uso de la fabulosa cafetera italiana y cómo era el buen café (sí, no el americano del que puedes tomar "convenientemente" miles de tazas gratuitas, jaja), soirèes con belgas, alemanes, holandeses, suecos, griegos, españoles, mexicanos, colombianos, uf.

Mi horizonte en un santiamén se abrió. Y a partir de ahí, mi vida cambió.

Fue la época del lanzamiento de esta película en Francia, más exactamente Nancy, en el año 2001.



Y como no me quiero poner muy cursi, aquí paro sin antes preguntar ¿qué son buenos momentos para ustedes?

Me voy a disfrutar de un buen momento acompañada de mi libro con un rico café macchiato.

18 de noviembre de 2010

Sobre Momentos

En la época actual, donde existe una saturación de información para todos, quizás otro blog se pierda entre tantos. Pero la idea de crear uno me había rondado por la cabeza desde hace ya algún tiempo, por la sencilla razón de compartir (si esto alguien más lo lee) y no perder en la memoria (en mi propia memoria) los distintos momentos que la vida me va permitiendo disfrutar.
Debo decir que la idea tomó más fuerza por la motivación de varios amigos, y sobre todo ¡por el preciado tiempo libre que tengo ahora!
El Marketing es mi profesión, la moda y el arte mi afición y los viajes, el motor que revoluciona mi existencia.
Soy una mujer latinoamericana que ha tenido la fortuna de viajar aquí y allá, de conocer muchas personas que han enriquecido mi día a día y de tener una cámara de fotos que me acompaña a donde voy.
Así pues, este blog será una forma de expresar todo aquello que llama mi atención, desde lugares y cosas hasta personas que considero con estilo.
Momentos simplemente especiales, exquisitos...
Vale la pena recalcar que soy novata en esto de los blogs, así que sobre la marcha espero que esto tome mejor forma.
Y como no se trata de escribir una novela, punto final a este inicio.