29 de noviembre de 2010

Marianne


Mi encuentro con Marianne fue absolutamente producto del destino...

Es una amiga danesa que tuve el gusto de conocer en Francia en el 2001.  Se distinguía entonces por ser una chica con mucho porte, estilo al andar y una forma de llevar las pashminas con tanta gracia que hacía difícil que cualquier otro mortal que no fuera modelo las llevara igual. No exagero.

Y casi 10 años después, en Zurich, una noche (yo dormirda), de repente recordé que ella vivía en la ciudad (es verdad lo que se dice sobre el subcosciente, que tienes las ideas más claras en un punto absoluto de descanso). Wow. Así que como no era plan llamarla a las 3 de la mañana, ya en horas normales le llamé y quedamos para vernos.

Qué deleite de tarde. Fue el primer día del invierno que nevó...y como es ella la que vive desde hace un tiempo en la ciudad, me dejé llevar a donde ella quisiera.

Café y tarta de plátano con nueces en Hiltl, conversación en francés sobre su vida en Washington trabajando en la embajada danesa, su experiencia como project manager, cómo conoció al que ahora es su esposo, el nacimiento de su hijo y todos los detalles de nuestras vidas en los últimos años.

Producto del destino o del subconsciente, pero definitivamente, un placer volver a ver a una persona que no tenía la certidumbre de volver a ver en la vida.

Ah, y qué privilegio constatar lo inalterable de su garbo, de la percha. Ahora recuerdo a mi madre que siempre me decía que anduviera "derechita". Muchos son los llamados pero pocos los elegidos diría yo...disciplina y constancia.

Dimos un pequeño paseo antes de acompañarla a la estación. Su deber de madre le llamaba y nos tuvimos que despedir, esperando que no sean otros 10 años los que nos vuelvan a unir.

À la prochaine!

10 comentarios:

  1. Se puede ver el porte de la chica.
    Buena foto!

    ResponderEliminar
  2. eres como Carry Bradshaw¡ pero en mexicana¡ deberias tener una columna en el times¡.

    Estoy de acuerdo en lo del subcosciente nuestra mente en reposo puede sorprendernos.


    CMD

    ResponderEliminar
  3. me encanta leerte!! tienes el don de transportarme a esa calle donde esta parada Marianne y ver su andar con su lucidora pashmina.

    EL texto y las fotos hacen un buen complemento para tu blog! felicidades!!!
    Cuándo publiques un libro avisame! por que sere la primera en ir a comprarlo!!

    ResponderEliminar
  4. Mi Lucy, Dios las hace y ustedes se juntan... las dos cn el glamour a todo lo que da...

    ResponderEliminar
  5. NO TE GUSTA MARIANNE PARA CUÑADA?

    ResponderEliminar
  6. CMD, muchas gracias por lo de Carrie Bradshaw!!
    Espero al menos vivir en NY y llevar los modelitos que ella llevaba... ;-)
    Gracias por estar presente en el blog.

    ResponderEliminar
  7. Mona, me alegro muchísimo de que pueda transmitirte mis emociones a través del blog.
    Dios te oiga para que en el futuro salga un tema que me permita ser capaz de transmitirlo también en un libro, ¡qué más quisiera yo!
    Este espacio es tuyo, gracias por formar parte de él. =)

    ResponderEliminar
  8. Gaby, tú también eres glamorosa porque te gusta el blog!! :D
    Gracias por ello.

    ResponderEliminar
  9. Hola primita:

    Me encanto tu bloq, eres buena para expresar con palabras una situación, un lugar, una imagen. Excelente prima!!, Seguiré leyendo tu blog. Saludos y cuidate mucho.

    Acafri

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias prima!!!
    Espero que te siga gustando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar