16 de febrero de 2011

LOVE


Hablar del amor el 14 de febrero es demasiado obvio, pero hablar del amor en el mes de febrero es simplemente un buen momento. Así que aquí estoy, después de un par de días del tan famoso día, hablando del amor (como si fuera tan fácil hacerlo).

El amor, el amor...

Por un lado (como ya lo he dicho antes, soy mercadóloga)  no me sorprenden los esfuerzos de las marcas en generar compras en este día. No es ninguna novedad, es una práctica habitual que cada año se detalla más. Hay quienes dicen que no vale la pena hacer nada en este día en particular, si no que hay que hacerlo durante todo el año, aplicando el tan famoso "Regale afecto, no lo compre".

Sin embargo, por otro lado, me parece que aunque sea un esfuerzo meramente de Marketing, el ambiente se siente más agradable que de costumbre...¿o no?

Decenas de frases en las redes sociales buscando expresar lo importante que son los amigos, la familia, the significant other han hecho que por un momento todo sea buena vibra, olvidándonos de los malos ratos que son parte de la cotidianeidad.

La imaginación se da rienda suelta para lograr tener el detalle más romántico, ir al lugar más especial, regalar eso que le hará ilusión a alguien. No está nada mal.


Y bien, ¿qué hay detrás del 14 de febrero? ¿Por qué es el día de San Valentín? No hay una versión clara y universal sobre su historia, pero en lo que sí coinciden las versiones es que Valentín fue un mártir romántico de la Edad Media que posiblemente murió en dicho mes.


En lo personal, me encantó ver los escaparates de las tiendas decoradas románticamente. Todo era LOVE LOVE.

Mi San Valentín fue especialmente bonito. Fue mucho mejor de lo que esperaba, de hecho. Sí que llena de ilusión ser sorprendida con detalles, palabras y sobre todo, hechos. El poder compartir ese pretexto del 14 de febrero con alguien que conoce tus gustos, lo que te entusiasma, lo que te puede hacer feliz es invaluable, ya sea en plan romántico o en plan amistoso. Ni uno ni lo otro es sencillo.

Encontrar el amor ha sido un tema de miles de libros. No pretendo hablar de ello ahora. Simplemente celebro la alegría de tenerlo y quizás, ser mejor persona gracias a ello.

Y celebro también la amistad. Esos grandes amigos que han aparecido a lo largo de mi vida, de una forma o de otra han enriquecido mi existencia. Y así, gracias a ellos por existir y coincidir. I love you, my soulsisters!

Me emociona que este año habrá varias bodas de amigos queridos. Ya quiero que llegue la fecha. En particular de dos. Y es que son parejas con historias muy distintas pero que ambas han logrado por fin estar juntos. Una, por un lado, después de años de noviazgo tendrán una boda en la playa; ella fue sorprendida con el anillo en el lugar y momento menos esperados (ay, recuerdo cuando me lo contó, yo, tan cursi y conmovida, estaba a punto del llanto imaginándome la escena) y ahora, ella que naturalmente es bonita y simpática, está más resplandeciente que nunca. La otra pareja ha sorteado el tiempo, la distancia y las circunstancias. Tendrán una boda en una ciudad colonial a mediados de año. Al verlos juntos y convivir con ellos, se nota que el amor existe. Es un amor de altura.

Encontrar los amigos, esos que escoges como hermanos adoptivos, no es tarea fácil. Sí, esos por los cuales te alegras en sus buenos momentos, compartes risas a morir, de los que necesitas su opinión, a quienes les confías todos y cada uno de los detalles de los capítulos de tu vida, que pueden llorar juntos por las tristezas y compartir un buen vino por las alegrías, esos, hacen fascinante la existencia.

Por ello, quisiera dejar lo siguiente, dedicado al amor sea el que sea:

Be calm, only by a calm consideration of our existence can we achieve our purpose to live together
Be calm
love me
today
yesterday
what tearful longings for you
you
you
my life
my all
farewell.
Oh continue to love me
never misjudge the most faithful heart of your beloved.
Ever thine
Ever mine
Ever ours
Ludwing van Beethoven. Immortal beloved, the third letter.

Amemos hoy, amemos siempre y aprovechemos cualquier pretexto para demostrarlo...¿coindicen con esto?



4 comentarios:

  1. me esuper encantóooooooooooo!!!!!!!!!!!!!
    El amor se da siempreeeeeeeeee.

    ResponderEliminar
  2. sí que coincido. Siempre es buen momento para amar. No sólo por el 14 de febrero.
    Yo lo celebré con mucho amor alrededor. Tengo un novio muy detallista.
    Me conmovió mucho este post.

    ResponderEliminar
  3. Me hiciste llorar con la parte de las 2 bodas y mi experiencia de recibir el anillo en un lugar fuera de lo común :)

    Muchas gracias Lucy por esas palabras, no solo por la dedicación en tiempo y en espacio... sobre todo, por lo que hay dentro de ellas...

    "Amemos hoy, amemos siempre y aprovechemos cualquier pretexto para demostrarlo..." TOTALMENTE DE ACUERDO!

    Un abrazo*

    ResponderEliminar
  4. Y a mí cuando me lo contaste!
    Son unas brevísimas palabras, totalmente insuficientes para describir lo bien que te ha sentado el amor.
    Que sea por siempre!
    xoxo

    ResponderEliminar