1 de febrero de 2011

Postal desde Nancy

Place Stanislas

El fin de semana pasado estuve en esta plaza, considerada la plaza real más bella de Europa y Patrimonio Mundial de la Humanidad, en Nancy. Es un orgullo para su región, la Meurthe et Moselle en la Lorena, al noreste de Francia.

Pero más allá de eso, lo que me llevó ahí fue un reencuentro con personas muy estimadas, amigos que hice hace 10 años y personas que han marcado el rumbo de mi vida hasta ahora.

Anteriormente hablé sobre cómo el vivir en Francia me cambió la vida. Pues sí, este fin de semana recordé cómo inició el torbellino.

Es increíble cómo la percepción de un lugar cambia 10 años después. Todo me parecía entonces mucho más grande, espacioso, un tanto inaccesible...ahora, me sentí como si el tiempo nunca hubiera pasado, esa sensación de "estar en casa" me invadió.

Nuestras personalidades, la esencia, siguen inmutables. Eso sí, algunos mucho más sofisticados y otros, digamos, menos. Algunos comprometidos, con hijos, exitosos profesionalmente, con más idiomas en su haber...otros, menos, ja.

Recorrimos la ciudad, fuimos a la que fue nuestra escuela (el ICN Business School) donde nos dieron un agradable recibimiento; cenamos en donde solíamos cenar en ocasiones especiales (Les Mains à la Pate), salimos de copas a los sitios que entonces nos parecían los más caros (ahora todos somos young professionals :) y la cosa cambia), tomamos el aperitivo resacoso en donde solíamos hacerlo (en el buen kebap), compramos los clásicos macarons y bergamotes y bueno, respetamos un poco el ritual estudiantil que solíamos tener.

No estuvimos todos los que fuimos parte del grupo DIM (Diplôme International de Management), pero logramos pasar un súper momento, revivir recuerdos, morirnos de la risa y disfrutar de tan memorable fin de semana.

La ciudad estaba más bella que antes y tan fría como siempre y nosotros, esperando que tengamos el mismo efecto que el vino.   :)
Gros bisous!!

5 comentarios:

  1. Me ha pasado también eso, que me vuelvo a ver con compañeros de la escuela y no paramos de recordar miles de cosas, incluso algunas que ya se me habían olvidado.
    Como siempre, vuelvo a soñar con tu blog.Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Recordar es volver a vivir, y más si son momentos felices. Las personas crecemos, maduramos y hasta nos vemos diferente, Pero en el interior siempre somos aquellas personas que siempre conocimos.
    Saludos...

    ResponderEliminar
  3. La esencia no cambia, ¿cierto?
    Algunas veces se esconde a propósito, algunas se saca a relucir.
    La autenticidad ante todo.
    Gracias por sus comentarios. :)

    ResponderEliminar
  4. que experiencia tan padre, si he sentido esa sensación que te llena de aire todo el cuerpo y te hace volar en un aire de memorias muy agradables... te sientes hasta una persona mas completa, no se...

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, te hace volar en un aire de memorias agradables. Me gusta cómo lo has expresado. :)

    ResponderEliminar