7 de abril de 2011

Pretzel del amor


Un día de la semana pasada me topé con este cartel, no en una, en todas las pastelerías de Luxemburgo. Ya conocía los pretzels y de hecho me encantan, pero no sabía nada de lo que se trataba la costumbre descrita en el cartel.

A ver, traduzco:

Bretzelsonndeg ---> Domingo de Pretzel (en luxemburgués).
Según la costumbre, los hombres jóvenes ofrecen a las elegidas de su corazón un Pretzel. Si la joven mujer lo acepta, el joven hombre podrá visitarla en Pascua a fin de recibir huevos a cambio.
Descubra nuestra gama de confitería.
 

Comerciales aparte, me llamó mucho la atención y me di a la tarea de investigar con amigos locales...

Existe una tradición en Luxemburgo que se celebra el tercer domingo de Cuaresma, denominada el Domingo de Lœtare, el Domingo de granos de la Cuaresma o simplemente el Domingo de los Pretzels ("Bretzelsonndeg"), que en este año fue el 3 de abril.

Se trata pues de que los hombres enamorados regalen a su chica un pretzel.


Bueno, y a todo esto, habrá quienes se pregunten qué es un pretzel. Pues bien, es una especialidad de la pastelería luxemburguesa, hecha de masa de hojaldre cubierta con una capa de azúcar derretida y almendras, que representa los brazos de dos amantes entrelazados.

Según la tradición, se trata de que el hombre ofrezca un pretzel a su dulcinea dicho domingo. Si ella lo acepta, él la podrá visitar el día de Pascua para recibir a cambio unos huevos. En el caso contrario, le dará una cesta. De ahí la expresión típicamente luxemburguesa de "Kuerf kréien " (recibir una canasta), que significa, en una expresión parecida en español, "ser largado", "bateado"...vamos, en pocas palabras, que no lo quiere, lo rechaza.

En años bisiestos, la tradición es a la inversa: las mujeres son quienes regalan el pretzel.

Me he dado a la tarea de investigar un poco más el tema...y encontré que en el siglo XVIII, la costumbre empezaba el día Buergbrennen, que se podría traducir algo así como La fiesta de los incendios. Ese día, las chicas tiraban leña al fuego, diciendo el nombre de su hombre elegido. Si todo salía bien, él le ofrecería entonces el pretzel el tercer domingo antes de Pascua y a su vez, ella le daría huevos de Pascua. En aquella época, esa costumbre creo más de un matrimonio.

Con eso como antecedente, entiendo todo ahora.

El domingo del Pretzel se celebra como una gran fiesta, donde el tren turístico llamado Jhangeli es decorado con pretzels y es acompañado por una pequeña orquesta. Esta procesión, en la que va también la "Reina del Pretzel", recorre las calles de la ciudad de Luxemburgo, regalando, claro está, pretzels.

Es pues un San Valentín a la luxemburguesa; no está mal, ¿cierto? Así, el regalo es igual para todas.

Y de tanto hablar de pretzel, ya se me antojó uno. Voy por él...

4 comentarios:

  1. oye, siempre se arpende algo con tu blog. Es como si viajara contigo. Me gusta mucho.

    ResponderEliminar
  2. como siempre un exquisito escrito lucy, merci.

    ResponderEliminar
  3. súper interesante, chica!
    cada vez me doy cuenta lo poco que conozco del munod.
    gracias por abrirme los ojos.

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno que además de pasar un momentito agradable aquí, se lleven la sensación de haberme acompañado.

    Gracias, como siempre, por visitar el blog. :)

    ResponderEliminar