9 de mayo de 2011

Otra coincidencia


Bueno, dirán que no paro de hablar de Paris...pero es que al ser una de mis ciudades favoritas, de manera obvia tengo un montón de recuerdos de ahí.

Así que hoy hablaré de la última coincidencia que tuve en torno a la bella Ciudad Luz.

A ver, por dónde empiezo. Bueno, por el principio.

En una ocasión estuve con mi mejor compañero de viaje comiendo en el restaurante La Cour Jardin del fabuloso hotel Plaza Athenée (de Paris, claro está), más exactamente, en mayo del 2009. Comimos delicioso en la terraza, las plantas como de paraíso, el ambiente era por demás cosmopolita y el clima inmejorable. Sí, la mejor de las compañías, un sitio hermoso, el paladar contento, mi ciudad favorita...uf uf, a esto llamaría yo un momento exquisito. En cierto punto, nos atendió un sommelier con toda la pinta de latino y con el trato amable característico de uno bueno, sin embargo, no hablamos de esos detalles...sino del vino que nos sugería para maridar esa comida. Y así quedó, estuvimos algunas horas sin ganas de irnos de ahí y disfrutando a tope del restaurante (este hotel es muy célebre por haber sido set de varias películas y series, entre ellas, de la que tanto me gusta, Sex & the City).

Años después, en el último viaje que hice de Paris a México, justo en cuanto me subí al avión entré al baño. Salgo y me encuentro con alguien sentado en mi lugar. Amablemente le digo que ese era mi sitio (busco siempre ir en ventanilla) y él se cambia de lugar. Charlamos un poco, como buenos compañeros de fila. Entre otras cosas, me contó que su nombre es Rogelio, mexicano, que ha vivido en Nueva York y en Paris desde hace tiempo y que trabaja ahí nada más y nada menos que en la Torre Eiffel, en uno de sus restaurantes. Ese sí que es un trabajo de altura. Es sommelier en el célebre Jules Verne, que comanda el chef Alain Ducasse (denle click a los links que he puesto, para que sueñen conmigo).

Entre las cosas que ha hecho en la ciudad, figura el haber trabajado como sommelier en el Plaza Athenée...y en el 2009 ¡¡fue él quien nos atendió en aquella ocasión!! ¿Cómo lo sé? Gracias a que él hizo memoria y que a mí me llegó uno de esos flashes mentales donde lo vi claramente. Sí, se acordaba de nosotros perfectamente, del acento, del físico, de la hora, de todo. Wow, vaya memoria.

La verdad, es que nunca creí que una coincidencia así pudiera suceder y menos aún, que alguien tuviera dicha memoria para entre tantas y tantas personas, años después, se acordara de un momento tan cotidiano para él, pero sin igual para nosotros.

Me habló de sus futuros planes y desde aquí, le envío toda la buena vibra deseándole mucho éxito. Espero en alguna ocasión volver a coincidir con él.

Les dejo aquí un breve video de la famosa Torre Eiffel, en uno de esos momentos mágicos donde se ilumina por un minuto (en el segundo piso es donde se encuentra el restaurante donde trabaja Rogelio).


P.D. Prometo dejar de hablar de Paris en un buen tiempo.

3 comentarios:

  1. No dejes de hablar de tan bella ciudad que la conozco a graves de ti. Es súper i teresante la cantidad de experiencias y lugares que has visto y esto es de una sola ciudad. Habla de Paris y de todo lo que quieras que haces de momentos simples algo agradable y extraordinario. Que sebsibiliad.

    ResponderEliminar
  2. hermoso lucy y dejar hablar de paris mmm no se, tu habla de lo q tu quieras ok un beso

    ResponderEliminar
  3. Yo me sigo preguntando cómo serás. Pondrás alguna vez una foto tuya? Creo que eres una mujer muy interesante como pocas.

    ResponderEliminar