20 de octubre de 2011

No hay palabras

Este mes de octubre se ha destacado por la cantidad de pérdidas que hemos tenido...

En general, no me gusta hablar de tristezas, prefiero resaltar lo agradable. Y eso intentaré en este post, que va dedicado a dos personas que acaban de morir de manera totalmente inesperada.

Una de ellas, el padre de un amigo. Era un hombre de esos que quedan pocos, con costumbres y tradiciones muy arraigadas. Recuerdo perfectamente su voz siempre gruesa, grave...y una personalidad como un roble. Dejó un gran ejemplo de vida para su familia. Este último Día del Padre tuve la oportunidad de hornear algunas docenas de cupcakes para él y su familia. ¡Quién diría que sería el último!

Y hoy, Javier. Un amigo del colegio al que guardé siempre un afecto especial. Me parece que ese afecto fue mutuo, por los comentarios colaterales que siempre llegan. Es más, él fue el que estuvo detrás de las mejores propuestas políticas que he recibido...pero independientemente de eso, era un hombre con una personalidad muy fresca, siempre sonriente y con buena vibra.

Los dos murieron sin que nadie lo esperara. De un día para otro, sin mayor señal de despedida...

Veo nuevamente cómo es efímera la vida, cómo a veces se nos pasa el tiempo en pequeños tormentos, en simplicidades que nos roban energía y ganas de vivir.

Es muy trillada la frase que hace alusión a vivir cada día como si fuera el último, y es que creemos que ese día es muy lejano. Pero la verdad es que nadie lo sabe. Y por eso, efectivamente, vivamos con ilusión. Como decía Steve Jobs, "you are already naked".

Que sean ellos un ejemplo de vida, de motivación, de cambio de rumbo. Que sean lo que ellos quisieron ser y que hayan vivido su vida a su manera. De eso no me queda duda.

Nunca hay palabras adecuadas para mitigar el gran dolor en las pérdidas. Simplemente, desear pronta resignación...

Que en paz descansen.

"Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años."
Abraham Lincoln

4 comentarios:

  1. Estamos aqui de paso, nuestra meta final es el cielo & haber servido a muchos durante nuestra vida terrenal...Te quiero :D

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo linda, que hermosas palabras...

    ResponderEliminar
  3. Es hasta hoy que leo este escrito y me ha dado mucho gusto saber que mi padre es recordado como tu lo describes. Gracias Lucy. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. He vivido la pérdida...y lo que es peor, la ausencia de grandes seres queridos.
    Un abrazo a todos por sus palabras.

    ResponderEliminar