15 de enero de 2013

TB...French Alps!!


La temporada invernal aún no termina...y no me quito de la cabeza este viaje a Morzine en el 2002. Fue la primera vez que esquié en mi vida. Para una mexicana del centro-norte de México, esquiar no forma parte de los deportes habituales de ninguna temporada del año (bueno, en realidad, para ESTA mexicana...o sea yo, ningún deporte ha sido habitual, pero esa es otra historia) porque aquí no nieva con suficiente frecuencia y abundancia como para lograr una pista mínimamente atractiva.

El caso es que del grupo de la escuela nos pusieron unos entrenadores. Tras un par de caídas, saltos fallidos desde la telesilla (es un horror, ¿lo han intentado? Bueno, no cuenta si son aficionados a este deporte porque seguramente les parecerá un paseo por las nubes) y diversas piruetas, logré deslizarme de forma decente (sin causar risa) por la pista, sientiendo una brisa deliciosa en la cara, fresca...y una sensación de libertad inigualable. Sí, los entrenadores nos enseñaron muy bien a tomar velocidad, a frenar, a dar giros (por el aire también, pero esos los aprendí por mi cuenta) a la par de los niños de 2 años que también empezaban en esa faena...los mayores de 2 años eran ya unos expertos.

Los esquís parecían un aditamento conocidísimo en mi vida, yuuujjuuuu, deslizarse en la nieve, disfrutar el paisaje, saludar a los amigos a lo lejos...hasta que de repente, me di cuenta de que efectivamente, iba esquiando. Sí, era como andar en bicicleta, que de repente se hace ya en automático. Y acto seguido ¡zas! Al suelo. Otra vez. 

Las piernas terminan extremadamente cansadas, duele lo que uno nunca creyó que pudiera doler, pero es una experiencia fascinante. Tras un buen fondue, vino blanco, chocolate y no sé qué más, dimos por la noche un paseo con raquetas, cerca, muy cerca del Mont Blanc. Ah, ¡qué espectáculo visual! 

Desde entonces, he ido a sitios donde se puede esquiar...pero he decidido que prefiero aventurarme en otro tipo de actividades, como probar nuevos tipos de fondue ;)

Ahora recuerdo por qué traía este viaje tan presente. Y me viene a la mente esta frase: "Buena es la nieve que a su tiempo viene."

¿Qué les parece?

¡Buen martes para todos!


--------------------------

The winter season is not over yet...and I can't stop thinking about this trip to Morzine in 2002. It was the first time I skied in my life. For a Mexican from north-central Mexico, skiing is not part of any regular sports season of the year (well, in fact, for this Mexican girl...myself, no sport has been usual, but that's another story) because here it does not snow often and much enough to achieve a minimally attractive track. 
The fact is that from the school we've got some coaches. After a couple of drops, jumps from the chairlift failed (it is a horror, have you tried? Well, if you are fans of this sport obviously this will seem a walk in the clouds) and various tricks, I managed to slip in decent way (without causing laughter) down the track, feeling a delicious breeze in the face, fresh... and an unparalleled sense of freedom. Yes, the coaches taught us very well to pick up speed, to stop, to take turns (in the air as well, but those I learned on my own) at the same time of children under 2 years that also began in that task...those over two years were already some experts. 

The skis seemed a well-known fixture in my life, yuuujjuuuu, sledding, enjoy the scenery, cheering friends from afar... until suddenly, I realized that indeed, I was skiing. Yes, it was like riding a bike, it suddenly becomes automatic. And immediately zap! The ground. Again.The legs end up extremely tired, it hurts what you ever thought it could, but it's a fascinating experience. After a good fondue, white wine, chocolate and who knows what else, at the evening we had a walk on snowshoes, close, very close to the Mont Blanc. Ah, what visual spectacle!Since then, I've been to places where you can ski... but I've decided I prefer to venture into other activities, such as testing new types of fondue ;)Now I remember why I brought this trip...and it comes to mind this phrase: "Good is the snow that on time comes" (something like that, because it's an spanish quote).What do you think?Good Tuesday to all!

8 comentarios:

  1. ESA FOTO ESTA PADRISIMA Y TU NARRACION TAMBIEN,QUE RISA.TE VES MUY LINDAAAAA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, bueno, quizás exageré un poco, pero me basé en hechos reales.
      Muchas gracias por tu comentario, Rosa.
      Saludos.

      Eliminar
  2. excelente aventura la tuya Lucy pero uy que frió jajaja a mi no me agrada para nada la nieve jajaj pero sin duda fue un momento exquisito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mucho frío LTG. Pero como siempre digo, al final se siente menos frío allá que acá porque las casas y las ciudades en general, están totalmente adaptadas.
      Nieve allá, no acá, jaja.
      Como siempre, mil gracias por tu comentario.

      Eliminar
  3. NO HABIA VIASTO UNA FOTO CON NIEVE DE NOCHE Y QUE BRILLSRA TANTO LA NIEVE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, el paseo fue por la noche...afortunadamente, mi antigua cámara fotográfica (que no era digitial) logró captar ese momento y la brillantez de la nieve, porque muchas otras no...y lo descubrí sólo al haber revelado el rollo. :(
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  4. UNA FOTO MUY DISTINTA A LAS QUE HE VISTO TOMADAS EN PAISAJES NEVADOS.AUNQUE SEA UNA FOTO TOMADA CON UN APARATO ALGO ANTIGUO TRANSMITE EL FRIO Y LAS SENSACIONES DEL LUGAR QUE SON PALPABLES GRACIAS A TU RELATO AGRADABL.E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, normalmente se ven fotos de día.
      Me alegro que te haya gustado mi relato, jaja, no podía dejarlo pasar. Y sí, hacía un frío excesivo, creo que uno -9°C aprox.

      Muchas gracias por tu comentario Amanda.

      Eliminar