31 de agosto de 2013

Real inspiration!


¡Londres, Londres! Qué ciudad tan especial, tan emblemática, tan vibrante. No había vuelto desde hacía unos 10 años y la verdad es que fue una gozada. 

Mr.Chow, Notting Hill, Portobello Market, London Eye, Harrod's, entre otros, fueron las paradas de esta reciente escapada, de las cuales, por supuesto, les hablaré con detalle.

Hoy que es día del Blogger (¿quién hubiera pensado justamente hace 10 años que llegaría a existir ese término y que además habría un día para celebrarlo?) quiero mostrarles esta foto, una auténtica inspiración para quienes escribimos sobre viajes. Obsérvenla. 

Exacto. Se trata de la 1era. Edición de la Guía Michelin, ¡la primera sobre Londres! ¿Cómo llegué a ella? Sentada en un restaurante del aeropuerto internacional Heathrow de Londres, en paz, observando la lluvia caer y la imparable actividad del personal en el exterior, acompañada de una copa de vino tinto, cuando (como es mi costumbre) me puse a leer los títulos de un librero de la decoración del restaurante, justo al lado mío. ¡Tarán!

Esta guía es un referente para el mundo gastronómico y de viajes en general. Así que efectivamente, se convierte en una fuente permanente de inspiración para los viajeros pasados, actuales y seguramente, futuros. 

Antes no existían los bloggers. Las recomendaciones se daban de esa manera. Ahora, estamos mucho más informados (a veces hasta confundidos por tanta información) y somos más libres al elegir nuestras paradas en esos destinos favoritos.

¿Qué les parece? A mí me fascinó tenerla en mis manos y hojearla con toda calma, incluso oler el papel amarillento y disfrutar la tipografía antigua. Genial.

¿Qué los inspira? ¡Buen fin de semana!

---------------

London, London! What a so special, so iconic, so vibrant city. I had not been there since about 10 years and the truth is that this time was a blast.

Mr.Chow, Notting Hill, Portobello Market, London Eye, Harrods, among others, were the stops of this recent escapade, of which, of course, I will talk to you in detail.

Today is Blogger's day (who would have thought 10 years ago that such term would exist and also would have a day to celebrate?) and I want to show you this photo, an inspiration to those who write about travel. Observe it.

Right. This is the 1st. Edition of the Michelin Guide, the first about London! How did I get it? Sitting in a restaurant in London Heathrow Airport, in peace, watching the rain fall and the relentless activity of staff in the outside, accompanied by a glass of red wine, when (as is my habit) I read the titles of a bookshelf in the decoration of the restaurant, right next to me. Padam!

This guide is a reference for the world of gastronomy and travel in general. So effectively, it becomes a permanent source of inspiration for travelers in the past, the present and surely the future.

Before there were no bloggers. The recommendations were given that way. Now, we are much more informed (sometimes confused by so much information) and are freer to choose our favorite stops on those destinations.

What do you think? A fascinated me hold it in my hands and flipping through it calmly, even smell the yellow paper and enjoy old typography. Awesome!

What inspires you? Have a great weekend!

28 de agosto de 2013

Quote of the day


"It's not about the dress you wear, but it's about the life you lead in the dress." 
~ Diana Vreeland 

"No se trata del vestido que llevas, sino la vida que llevas con ese vestido."

27 de agosto de 2013

El Capricho de Gaudí


El Capricho de Gaudí es una de las mayores sorpresas que tuve en mi visita a Comillas. Espectaculares y vivaces flores dan la bienvenida a esta obra colorida, divertida, extravagante y por supuesto, caprichosa; es una de las poquísimas creaciones del arquitecto fuera de Cataluña y su importancia radica en ser de sus primeros edificios, definiendo así su peculiar estilo inicial.

Ubicada a un costado del Palacio de Sobrellano, esta construcción obedece también al deseo de un indiano enriquecido (al igual que Antonio López y López con su palacio), Máximo Díaz de Quijano, de mostrar su buena fortuna. Así que encargó a Antoní Gaudí construirle un chalet de veraneo, dando lugar a este edificio modernista en el año 1883.

El exterior resalta por el acabado en ladrillo adornado con franjas de cerámica con girasoles. Eligió esa flor porque distribuyó las estancias en base a las actividades diarias de los habitantes, buscando que siguieran la trayectoria del sol, como lo hacen los girasoles. Por cierto, cada baldosa de cerámica mide 15x15cm, utilizando Gaudí esta medida como unidad genérica de producción.

Me fascinó el banco de hierro forjado en una pequeña terraza. Una sorpresa visual y además, utilitaria. Como en sus obras, ese material está presente en puertas, escaleras, barandillas...

Los techos y en general, todos los acabados, son altamente decorativos. Madera, cerámica, cristal y la combinación de materiales hace característica de su influencia mudéjar. Cada uno de los techos tiene artesonados distintos, haciendo por demás entretenido mantener la mirada puesta a lo alto.

Me gustó mucho el contraste del exterior altamente decorado con el interior blanco y hasta cierto punto, minimalista. Nadie me supo decir si esa diferencia es original o producto de la restauración y el uso actual del inmueble (se puede alquilar para eventos).

En el exterior, una enorme herradura es la protagonista del patio, convirtiéndola en otra sorpresa más a la vista.
Hay quienes lo aman, hay quienes no. Sea como sea, vale la pena conocerlo y dejarse llevar por la genialidad de Gaudí. 

Y nuevamente, mis respetos por la conservación del patrimonio edificado.

¿Qué opinan? ¿Les gusta?

23 de agosto de 2013

Mercadillo de Comillas


Visitar un mercadillo es una experiencia que definitivamente acerca a la cultura del lugar. Para algunos, quizás, se convierte en un auténtico ritual darse un paseo para encontrar no sólo curiosidades de ropa, sino lo más fresco y rico de la temporada. Para mí, siempre es una delicia para echar un vistazo a lo más auténtico y original de la zona.

Cuando visité Comillas, después de ir al Palacio de Sobrellano y antes de ir al Capricho de Gaudí, el mercadillo fue una parada obligada (y una pausa necesaria). Quesadas, sobaos, aceitunas (como las violás, las que llevan dentro un pepinillo, muy a la fuerza) frutas y verduras engalanaban la placita principal para gusto de los locales y los turistas.

Nosotros nos sentamos en un concurrido café. Al ver lo que pedían los demás comensales, no me pude resistir y me pedí ¡unos churros! Uf, con lo que se me dificulta comer (quienes me conocen saben que es un sarcasmo). Sólo me faltó el chocolate. Dicen que en el comer y el rascar, el chiste es empezar...y yo, ya iba muy empezada. :S

Un lugar encantador y reflejo de la idiosincrasia de Comillas.

¿Les gustan los mercadillos?

¡Buen fin de semana!

22 de agosto de 2013

Siempre, nunca...


Aunque he querido estar siempre presente en el blog, esté donde esté, a veces la conexión a Internet falla y otras, la vida misma lo impide...

Estos últimos días han representado para mí un viaje de ida y vuelta a las más bellas y tristes emociones. Desde la alegría inmensa que se manifiesta al saberse amada por la persona que uno quiere...hasta la impotencia desgarradora por querer quitarle el dolor y darle más vida a otra persona fundamental en nuestras vidas. Y acaso, simplemente llegar a compartir tiempo y espacio entre aquí y allá.

Así es, todo eso vivido al mismo tiempo. ¿Coincidencias metafísicas? No lo sé. Lo que sé es que cuanto más vivo, más reafirmo que es en vida cuando se tiene que decir que se quiere a quien se quiere, que se tiene que acompañar y respaldar a quien nos importa, que se tiene que vivir con ligereza (tal como la define Rosa Montero, como esa maravillosa virtud existencial que consiste en saber vivir el presente con plenitud serena) y acumular en nuestras historias personales ese tipo de momentos que nos hacen feliz. Porque no existe un siempre y tampoco un nunca. Porque lo único real es el aquí y ahora. 

¿Frases trilladas? Quizás. Pero cuando se tiene este altibajo de sentimientos cobran sentido. Porque en la ausencia irremediable de quien uno quiere (cuando llega la muerte), los gratos recuerdos se convierten en el único medio para reconfortar el adolorido estado en el que uno queda. 

Más que nunca reafirmo que la vida es ese cuarto de hora formado por momentos exquisitos...

Y como me dijo una querida amiga, es ahora cuando se está tan feliz y tan triste a la vez, que me siento más viva que nunca.

¿Han vivido algo semejante?  Un abrazo a todos desde esta rueda de la fortuna.


P.D. La foto la tomé en una madrugada de verano en Eltville, Alemania.

14 de agosto de 2013

Palacio de Sobrellano


El Palacio de Sobrellano es otra de las grandes sorpresas de Comillas. Imponente, neogótico y sobre todo, súper bien conservado. 

Ya les había comentado que Comillas debió gran parte de su crecimiento a uno de sus hombres más ilustres, Antonio López y López quien, al volver de América con el destino resuelto, decidió mostrar su bonanza construyendo espléndidos inmuebles que al día de hoy le han valido renombre y agradecimiento.

El marqués mandó construir el palacio sobre la que era su antigua y humilde casa. Tan espectacular quedó que el mismo rey Alfonso XII se hospedó ahí, convirtiendo así a Comillas, a partir de entonces, en el lugar al que había que ir a veranear si se formaba parte de la burocracia y aristocracia española.

Visitarlo merece toda la pena (recomiendo la visita guiada, que dura 30 minutos). El comedor, el salón de billar, el cuarto de los niños, la biblioteca, los magníficos candelabros, el detallado artesonado...todo es precioso y todo remonta al siglo XIX e invita a soñar (con otro estilo de vida, otras ropas, otros medios de transporte...).

Nuevamente, quedé sorprendida por el perfecto estado de conservación del patrimonio edificado español.

El Marqués de Comillas no únicamente construyó este palacio. Gracias a su gusto por las exuberantes construcciones, llevó al mismo Gaudí a dejar su única obra fuera de Barcelona, de la cual les hablaré pronto.

Pues bien, les comparto estas cuantas fotos que tomé ahí. ¿Qué opinan? ¿Les gusta?
¡Buen miércoles a todos!

13 de agosto de 2013

Comillas, I


Comillas es un nombre famoso por la universidad que lo lleva, pero la verdad es que es un nombre que envuelve mucho más que ese recinto del saber.

Ubicado en la costa cantábrica (a unos 15 minutos de San Vicente de la Barquera en coche), este pequeño pueblo tiene una personalidad que remonta a otra época, a siglos pasados donde el estilo de vida era distinto. 

Entre las familias, se acostumbraba que al menos uno de los hijos se marchara a América y buscara mejor suerte. Muchos de los que se fueron nunca más volvieron. Otros sí. Y en el caso de Comillas, volvió uno de sus más grandes benefactores que dio impulso y renombre al lugar. Se trata de Antonio López y López que, entre otras cosas, convirtió a su pueblo en el primero de España en tener luz eléctrica.

Así que con ese gran impulso en desarrollo, llegó también el arquitectónico. El Palacio de Sobrellano se convirtió en su casa y el Capricho de Gaudí en el único extravagante arranque de fantasía del talentoso arquitecto fuera de Barcelona. 

Una agradable sorpresa de la que continuaré hablándoles...

Buen martes (de no casarse, ni embarcarse, ni de su casa apartarse). 

Martes 13

"Martes 13 ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes”. 
~ Refrán popular

9 de agosto de 2013

Inspiración


En mi ciudad abundan las cortinas de acero, grises y desangeladas que, desde mi punto de vista, afean el entorno. 

Así que, al pasear por Bilbao y sus restauradas calles, me llamó muchísimo la atención esta cortina de acero que aquí les presento. Pintada siguiendo el concepto del establecimiento, convierte un elemento desalmado en una atractiva sorpresa visual. 

Inspiración urbana. 

Cierro con esta frase de Charles Baudelaire: "La irregularidad, es decir, lo inesperado, la sorpresa o el estupor son elementos esenciales y característicos de la belleza."

¿Qué opinan? ¿Les gusta?

¡Buen fin de semana!

7 de agosto de 2013

Museo Guggenheim, Bilbao


 

El Museo Guggenheim de Bilbao es mucho más de lo que uno podría esperar en un espacio artístico. Desde su entrada, me fue imposible no quedar cautivada por la espectacular arquitectura, obra del arquitecto estadounidense Frank Gehry. Un concepto que irrumpió para siempre en la escena española desde finales del siglo XX. Un exterior recubierto por finísimas capas de titanio asombran a cualquiera...y en la entrada principal, un gigantesco (y polémico) cachorro cubierto de flores cuida con esmero el entorno, obra de Jeff Koons. Desde ahí, la mezcla de emociones y arte cobra vida propia. 

El interior, imponente. Desde su centro se puede vislumbrar el ir y venir de los visitantes, como si se tratara de un torrente sanguíneo que recorre el cuerpo. El ascensor permite ver desde las alturas las dimensiones curvilíneas del entorno.

Las exposiciones, impresionantes. Pop-art, Barroco exhuberante, L'art en guerre...una generadora de sensaciones más que la otra. 

Absolutamente recomendable.

La compra de los tickets la hicimos por internet. Funciona de maravilla para evitarse las filas e ingresar al museo de forma rápida (ni un minuto siquiera tarda el proceso).

Les comparto, pues, algunas de las fotos que tomé durante la visita. Espero que sirvan de muestra para ver lo fascinante que es el museo.

Si quieren saber más, esta es la dirección de la página oficial: http://www.guggenheim-bilbao.es


6 de agosto de 2013

Bilbao

Bilbao es una de esas grandes sorpresas de España. Había escuchado hablar de él de manera ocasional, pero la verdad no había tenido ocasión de visitarlo hasta este verano. He de confesar que fue el Guggenheim lo que me llevó a la ciudad en un inicio y quedé boquiabierta al ver no sólo lo moderno e impresionante que es el museo, sino lo bien cuidada y restaurada que está la ciudad. 

Sí, es que Bilbao es de esas ciudades que recuerdan un poco de muchas de las grandes por los elementos que hacen bellas a las más inolvidables: un río, un gran puente (o varios), un espectacular museo, una especial tradición culinaria (¿les suenan los pintxos?), muchos antiguos edificios bellamente conservados y por supuesto, la calidad humana de sus habitantes que hace sentir especial al visitante. 

Quedé francamente impresionada por Bilbao. Para bien y para recomendar y para todos los gustos.

Con esta postal en blanco y negro (la primerísima foto que tomé ahí) les deseo buen día. ¿Han estado ahí? ¿Les ha gustado?

-------------------

Bilbao is one of the great surprises of Spain. I had heard of it occasionally, but I really had not had occasion to visit until this summer. I must confess that the Guggenheim was what led me to the city in the beginning and gasped to see not only the modern and impressive is the museum, but how well maintained and restored is the city.

Yes, Bilbao is one of those cities that remind a bit of many large ones by the elements that make
beautiful the most unforgettable ones: a river, a large bridge (or more), a spectacular museum, special culinary tradition (pintxos anyone?), many beautifully preserved old buildings and of course, the human quality of its people that makes the visitor feel special.

I was really impressed by Bilbao. For better and to recommend and for all tastes.

With this black and white postcard (the very first photo I took there) I wish you good day. Have you been there? Did you like it?



1 de agosto de 2013

Solitude


La verdad, ni siquiera tengo palabras precisas para describir este momento. ¿Dónde empieza la belleza?

Sí, había bruma. Sí, un aire de añoranza envolvía la zona. Sí, era una única balsa disfrutando del esplendor del entorno. Y sí, ¡me encantó!

Poética, dulce, sencilla y bella. A veces, el mayor monumento es un elemento inesperado. 

¿Qué opinan? ¿Les gusta?

¡Y empezamos agosto, qué alegría!

-------------------

The truth, even I have no words to describe this moment. Where does beuty begin?
 
Yes, there was mist. Yes, an air of nostalgia enveloped the area. Yes, it was a single raft enjoying the splendor of the surroundings. And yes, I loved it!

Poetic, sweet, simple and beautiful. Sometimes, the greatest monument is an unexpected element.

What do you think? Do you like it?

We started in August, what joy!