22 de agosto de 2013

Siempre, nunca...


Aunque he querido estar siempre presente en el blog, esté donde esté, a veces la conexión a Internet falla y otras, la vida misma lo impide...

Estos últimos días han representado para mí un viaje de ida y vuelta a las más bellas y tristes emociones. Desde la alegría inmensa que se manifiesta al saberse amada por la persona que uno quiere...hasta la impotencia desgarradora por querer quitarle el dolor y darle más vida a otra persona fundamental en nuestras vidas. Y acaso, simplemente llegar a compartir tiempo y espacio entre aquí y allá.

Así es, todo eso vivido al mismo tiempo. ¿Coincidencias metafísicas? No lo sé. Lo que sé es que cuanto más vivo, más reafirmo que es en vida cuando se tiene que decir que se quiere a quien se quiere, que se tiene que acompañar y respaldar a quien nos importa, que se tiene que vivir con ligereza (tal como la define Rosa Montero, como esa maravillosa virtud existencial que consiste en saber vivir el presente con plenitud serena) y acumular en nuestras historias personales ese tipo de momentos que nos hacen feliz. Porque no existe un siempre y tampoco un nunca. Porque lo único real es el aquí y ahora. 

¿Frases trilladas? Quizás. Pero cuando se tiene este altibajo de sentimientos cobran sentido. Porque en la ausencia irremediable de quien uno quiere (cuando llega la muerte), los gratos recuerdos se convierten en el único medio para reconfortar el adolorido estado en el que uno queda. 

Más que nunca reafirmo que la vida es ese cuarto de hora formado por momentos exquisitos...

Y como me dijo una querida amiga, es ahora cuando se está tan feliz y tan triste a la vez, que me siento más viva que nunca.

¿Han vivido algo semejante?  Un abrazo a todos desde esta rueda de la fortuna.


P.D. La foto la tomé en una madrugada de verano en Eltville, Alemania.

7 comentarios:

  1. TE QUEREMOS Y RECIBE NUESTROS CARIÑOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tan lindo comentario.

      Eliminar
  2. muy bonitas tus palabras.gracias por compartirnos ese pedacito de ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ser parte de este pedazo de mí.

      Eliminar
  3. me encanto, y así es la vida es ese cuarto de hora formado por momentos exquisitos...

    ResponderEliminar
  4. UN ABRAZO CON MUCHO CARIÑO.

    ResponderEliminar