12 de septiembre de 2013

"La ridícula idea de no volver a verte"


Qué título tan cautivante. He de confesar que compré este libro atraída por él, por el título. Fue una compra espontánea en Madrid tras estar en Zurich un tiempo y estar un poco harta de ver tantos títulos en inglés y alemán. El nutrido idioma español, que es una delicia para los que disfrutamos de leerlo, me volvió un poco loca entre tantas opciones de la sección de libros del Corte Inglés. 

Éste de Rosa Montero fue el elegido. Me volqué a la lectura sin leer su contraportada, a principios de julio. Lo podría haber terminado en un par de días, pero decidí dosificarlo para disfrutarlo más...hasta que las #Coincidencias (sí, así en hashtag. Y es que el libro usa varios que permiten entender mejor el tema en esta época tan cibernética) se hicieron abrumadoras y no lo pude continuar. 

Me ganó las primera frase: "Como no he tenido hijos, lo más importante que me ha sucedido en la vida son mis muertos, y con ello me refiero a la muerte de mis seres queridos." A partir de ahí, sabía que trataría de un tema intimísimo, como el de enfrentar el dolor y la ausencia de un ser cercano, querido. El mayor que yo había sufrido, hasta ese momento, era la muerte de mi padre hace 17 años. Luego, al continuar leyendo, vi que trataría, además, de Marie Curie, la célebre polaca ganadora de dos premios Nobel, uno de Física en 1903 junto a su esposo, Pierre Curie, y otro en 1911, de Química, ella sola. En particular, se enfocaría al diario escrito por Marie tras la muerte de su esposo. Era una #Coincidencia agradable esta última, ya que en los últimos años mi afición por las biografías de mujeres célebres se ha hecho muy aguda.

El paralelismo entre la pérdida de la pareja de la autora y el esposo de Marie Curie se convierte en las vías del tren de este libro. Y no sólo eso, con el diario de Curie, vemos que el hecho de ser mujer en su época no es tan distinto al de ahora. Desde la consabida #Culpabilidad todavía presente en mujeres que se atreven a seguir sus deseos, sus planes de vida, descuidando así sus "deberes de mujer", dejando de lado el #HonrarASusPadres, hasta lograr eventualmente descubrir la #Ligereza (maravillosa virtud existencial que consiste en saber vivir el presente con plenitud serena). 

Me identificaba y entendía prácticamente todo. No me resultó difícil ponerme en los zapatos de ninguna porque había vivido la muerte de mi padre y provengo de una familia con tradiciones arraigadas. Sin embargo, ¿qué me imaginaría al empezar el libro que me enfrentaría otra vez a la pérdida, a la muerte, en cuestión de días? Mi tío-abuelo murió el 14 de agosto. Semanas antes, cuando él estaba ya enfermo, fue que no pude continuar con este libro. Quizás, en mi subconsciente, no quería revivir el dolor tan fuerte que hay en torno a la muerte. Parecía que Rosa Montero me hablaba y a la vez, me confortaba. 

"Hay que hacer algo con los muertos. Hay que ponerles flores. Y hablarles. Y decir que les amas y siempre les has amado. Mejor decírselo en vivo; pero si no, también puedes decírselo después." A mi tío no logré verlo vivo otra vez. Y le dije vivo, y también muerto, cuánto lo quería. Sí, y ahora, tras la tristeza y el enfrentamiento con la ausencia, me alegro de haber vivido con #Ligereza desde antes, luego de aprenderlo con la muerte de mi padre (de ahí también lo de mis "Momentos Exquisitos").

Con Marie Curie vemos que el dolor es igual para todos, incluso para una mujer como ella, que pareciera haber sido una mujer dura y fría. La pérdida, la soledad, la impotencia, se manifiestan en todos los seres humanos, aún con su brillantez.

¿Y qué toca ahora? La reinvención. Como dice Rosa Montero, "la recuperación no existe: no es posible volver a ser quien eras. Existe la reinvención...A fin de cuentas, ahora sabes más".

Un libro que recomiendo absolutamente, en particular, a quienes han enfrentado la muerte y quieren sentir un remanso de paz.

"La ridícula idea de no volver a verte"
Rosa Montero
Seix Barral Biblioteca Breve

8 comentarios:

  1. Me encantó todo eso que nos estás compartiendo en esta entrada y también que me hagas descubrir lugares y fuentes de inspiración!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho. Y es que los libros son siempre fuentes inagotables de inspiración, ¿verdad?

      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. cuánta verdad hay en esa última frase sobre la reinvención. A partir de la muerte de algún ser amado la vida cobra un sentido bien distinto y la perspectiva cambia.Veo ahora el porqué nos transmites esos momentos que tanto te cautivan !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierta, ¿verdad? Uno no vuelve a ser la misma persona, es imposible. Y claro que sabes más. Sabes qué vale la pena y que no. Desde la perspectiva de alguien que no ha sufrido lo mismo, quizás es una tontería. Desde la de quien ha perdido a alguien, es un tesoro...

      Eliminar
  3. Me refrescaste la memoria y me hcisite querer ir a comprar el libro! confiare en tus recomendaciones se ve demasiado atractivo! :)

    Besos desde México!
    http://thefantastico.blogspot.mx/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniela,

      Espero que te guste. Yo lo sentí como si estuviera en una charla con la autora. Pareciera que te habla directamente. Ya me dirás qué te pareció.

      Muchas gracias por pasarte por aquí.

      ¡Viva México! :)

      Saludos.

      Eliminar
  4. me cautivo ese libro Lucy y creo que yo nunca podre ser igual al ver morir a mi Padre me cambio algo dentro de mi que no se que es pero se que es para bien, y por eso yo siempre trato de llenar mi vida de momentos exquisitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, LTG. Cuando muere un ser tan querido, es imposible ser la persona que éramos antes. Es por ello, que yo al igual que tú, trato de llenar mi historia de vida con instantes felices, sabiendo, claro, que la vida en sí misma presentará dificultades.
      Me alegro que te haya gustado el libro. Qué gran coincidencia que también lo hayas leído.

      ¡Muchos saludos!

      Eliminar