Mostrando entradas con la etiqueta arquitectura. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta arquitectura. Mostrar todas las entradas

13 de noviembre de 2014

Tashichho Dzong


Bienvenidos a la fortaleza y monasterio budista llamado Tashichho Dzong, nombre casi impronunciable para los occidentales pero de una belleza que complace a cualquiera.

Llegamos en un domingo muy caluroso. El sol parecía abrasar la piel pero la vegetación alrededor lograba aminar un poco la sensación. Por un momento, pensé que nadie más se interesaba en visitar la sede del gobierno butanés...cuando de repente, una sola camioneta fue suficiente para que un amplio grupo de turistas chinos quitara la aparente quietud dominguera.

Para entrar, es necesario pasar por escáneres de seguridad. Nada que los años 80 no tuviera (con la sonrisa incluída de los guardias). Ya ahí, sorprende el amplio patio por donde deambulan monjes que viven en ese monasterio. Van y vienen con velocidad intermitente, algunas veces deteniéndose al llamado de alguna visitante occidental que les pide tomarse una foto (ejem, ejem, se imaginan bien). Si no, van directo al templo y ahí permanecen un rato.

El edificio original data de 1216, pero tras quemarse en 1771, se construyó uno mayor en esa época y otro más en 1866. En 1897 se dañó con un terremoto y se reconstruyó en 1902. Luego, el rey Jigme Dorji Wangchuck lo renovó completamente y lo agrandó 5 años después de que moviera la capital a Timpu, en 1952. Desde entonces, es la sede del gobierno y de las oficinas del rey, del ministerio de finanzas y de asuntos internos. Cerca de ahí se encuentra la casa de los reyes, pero no permiten tomarle fotos.

El blanco con colores vivos predominan en el paisaje. Figuras robustas y otras como dragones rematan las esquinas de los edificios. Pareciera la escenografía de una película. Pero no, es tan cuidadosamente decorativo que ahí se albergan los poderes de la nación...

¿Lo que más me llamó la atención? La limpieza del lugar pero sobre todo, el orgullo de Kinga, el guía, al narrar la historia del lugar.





4 de noviembre de 2013

Museo de la Muerte, II


Ahora sí que aplica el dicho "No estaba muerta, andaba de parranda". 

Mi ausencia en el blog durante la semana obedece a una falta de conexión a Internet fuera de mi control. Estaba en Los Ángeles (la ciudad californiana del casi eterno sol) y aunque no lo crean, no me pude conectar como suelo hacerlo.

De vuelta a casa, les comparto estas imágenes que quedaron pendientes los días pasados. Corresponden al Museo de la Muerte en Aguascalientes, pero en esta ocasión, son del edificio que lo alberga: un inmueble clásico con patio central y arcos de cantera rosada en su entorno.

Al estar ahí, se antoja imposible que un lugar tan colorido y lleno de vida lleve por nombre lo opuesto, muerte. Pero como ya sabemos, es esa muerte vista desde la perspectiva mexicana, justamente llena de color e ironía.

Así que con más vida, empezamos la semana. 

¿Honraron a sus muertos? ¿De qué forma? ¿Visitaron un panteón? 


27 de agosto de 2013

El Capricho de Gaudí


El Capricho de Gaudí es una de las mayores sorpresas que tuve en mi visita a Comillas. Espectaculares y vivaces flores dan la bienvenida a esta obra colorida, divertida, extravagante y por supuesto, caprichosa; es una de las poquísimas creaciones del arquitecto fuera de Cataluña y su importancia radica en ser de sus primeros edificios, definiendo así su peculiar estilo inicial.

Ubicada a un costado del Palacio de Sobrellano, esta construcción obedece también al deseo de un indiano enriquecido (al igual que Antonio López y López con su palacio), Máximo Díaz de Quijano, de mostrar su buena fortuna. Así que encargó a Antoní Gaudí construirle un chalet de veraneo, dando lugar a este edificio modernista en el año 1883.

El exterior resalta por el acabado en ladrillo adornado con franjas de cerámica con girasoles. Eligió esa flor porque distribuyó las estancias en base a las actividades diarias de los habitantes, buscando que siguieran la trayectoria del sol, como lo hacen los girasoles. Por cierto, cada baldosa de cerámica mide 15x15cm, utilizando Gaudí esta medida como unidad genérica de producción.

Me fascinó el banco de hierro forjado en una pequeña terraza. Una sorpresa visual y además, utilitaria. Como en sus obras, ese material está presente en puertas, escaleras, barandillas...

Los techos y en general, todos los acabados, son altamente decorativos. Madera, cerámica, cristal y la combinación de materiales hace característica de su influencia mudéjar. Cada uno de los techos tiene artesonados distintos, haciendo por demás entretenido mantener la mirada puesta a lo alto.

Me gustó mucho el contraste del exterior altamente decorado con el interior blanco y hasta cierto punto, minimalista. Nadie me supo decir si esa diferencia es original o producto de la restauración y el uso actual del inmueble (se puede alquilar para eventos).

En el exterior, una enorme herradura es la protagonista del patio, convirtiéndola en otra sorpresa más a la vista.
Hay quienes lo aman, hay quienes no. Sea como sea, vale la pena conocerlo y dejarse llevar por la genialidad de Gaudí. 

Y nuevamente, mis respetos por la conservación del patrimonio edificado.

¿Qué opinan? ¿Les gusta?

6 de febrero de 2013

Secret view!!


¿Conocían esta vista? Yo no. Lo que se ve al fondo es el campanario del Templo de Nuestra Señora de la Purificación visto desde el campanario del Templo del Sagrado Corazón en Fresnillo, Zacatecas.

Cada vez que visito estos lugares me fascino por los detalles tan inesperados pero a la vez, tan fríamente calculados que en definitiva, no dejan lugar a dudas de que estos antiguos edificios tienen mucho que enseñarnos...

Este templo de la primera mitad siglo XX, seguramente tenía una vista mucho más...digamos, despejada.

¿Qué les parece?

¡Buen miércoles para todos!

--------------------

Were you aware of this view? I wasn't. What you see in the background is the steeple of the Church of Our Lady of Purification seen from the bell tower of the Temple of the Sacred Heart in Fresnillo, Zacatecas, Mexico.

Whenever I visit these places I'm fascinated by the details so unexpected but yet so coldly calculated that ultimately leave no doubt that these ancient buildings have much to teach us...

This temple of the first half of the twentieth century, probably had a much more... say, unobscured view.

What do you think?
 
Good Wednesday to all!